Un mundo ideal

de Stefano Carbone

¿Cuánto tendremos que soportar?
La sentencia del gentío,
Amarga vencedora de la empatía
Guía del ser humano,
Faro iridiscente
Galaxia forastera,
Misericordia hacia al otro,
Lábil afán,
Eclipsado
Por el fácil juicio
De mustia ceguera.

Visible y resistiendo

de Marisa Díaz Urrestarazu

Y quemando
Todos los armarios
Y tirando al fuego
Toda su opresión.

Loca enamorada

de Tsuki, Nankurunaisa

Gracias por el sonido de tu voz
que se vuelve melodía a mis oídos
gracias por tu mirar
que se han vuelto dos luceros en mi andar
en un cielo estrellado
perfecto distingo tu mirada.

Micropoema No dejes para mañana

de Stefano Carbone

No dejes para mañana un ‘te quiero’
respétalo cual ritual.
Como la luna,
que asciende cada noche.
ritmo arcano,
soliloquio de luz pulsante.

Amor día a día

de Stefano Carbone

No vengas el sábado a mi casa,
recortando nuestro espacio
a una hora de diversión.

Sé parte de mí, día a día.
Ven entre semana,
quiero respirarte en la vida real.

Empiezo

de Stefano Carbone

Empiezo,
ritual arcano
que estrena el devenir,
salto profundo
en cielo terso,
aire libre,
con paso incierto.